Semifrío de lima y hierbabuena

Semifrío de lima y hierbabuena

Cuando el buen tiempo asoma por el horizonte, comienzan a apetecernos postres más refrescantes. Este semifrío de lima y hierbabuena es una buena opción para consumir en la temporada estival, aunque debo admitir que a mi me gusta en cualquier época del año.

Se trata de un postre rápido y sencillo, que requiere solamente de un par de elaboraciones. El resultado es un semifrío suave y refrescante, perfecto para aligerar el estómago después de una buena comilona. Una sobremesa que no aporta demasiadas calorías, pero que si nos brinda todos los beneficios de los cítricos y de la hierbabuena. Si todavía no lo has probado ya sabes, ¡quédate a echarle un ojo!

Servicios

2 PAX.

Preparación

10 min.

Cocción

5 min.

Ingredientes

Semifrío de lima

  • 4 limas- 100 mL de zumo

  • Nata para montar (35% MG)- 250mL

  • Azúcar- 150g

  • Iogurt natural- 60g (medio igurt)

  • Hierbabuena- 5 hojas

  • Láminas de gelatina- 3 ud.

Elaboración- Semifrío de lima y hierbabuena

1. Ponemos a hidratar las láminas de gelatina en un recipiente con abundante agua fría, durante al menos 15 minutos.

2. Exprimimos las limas y reservamos su zumo. No es necesario colarlo, de echo la fibra aporta un plus de sabor. Rallamos también dos de ellas y reservamos.

3. Vertemos el zumo de lima en un cazo, junto con su ralladura y el azúcar. Calentamos a fuego medio un par de minutos o hasta obtener un jarabe homogéneo.

4. Retiramos del fuego y añadimos las hojas de hierbabuena, dejamos infusionar un par de minutos y las retiramos. Añadimos las láminas de gelatina bien escurridas sobre el jarabe aún caliente y mezclamos con una barilla hasta integrarlas totalmente. Dejamos enfriar.

jarabe de lima para semifrío de lima

5. En un bol montamos la nata. No es necesario obtener una textura como la que buscamos en una nata montada para decoraciones, con un ligero montado de la misma será suficiente.

6. Mezclamos la nata montada con el jarabe de lima y el yogurt natural, con ayuda de una espátula o lengua de silicona, realizando movimientos envolventes. El objetivo es mezclar todos los ingredientes sin perder el volumen de la nata montada, por eso es importante realizar este paso con mucha delicadeza.

7. Introducimos la mezcla en el molde o recipiente que hayamos escogido, escudillamos y metemos al congelador. Es recomendable disponer una base para el semifrío, de galleta o bizcocho, para aportar un contraste a la hora de consumirlo.

Semifrío de lima y hierbabuena emplatado

Desmoldado y servicio del semifrío de lima y hierbabuena

El semifrío debe retirarse del congelador e introducirse en el frigorífico, al menos media hora antes de su consumo. No obstante el emplatado puede realizarse con el género congelado, de echo este estado facilita las cosas. Desmoldarlo será tan sencillo como aplicar calor a la parte exterior del aro con un soplete o similar. De este modo el semifrío de lima se desmoldará practicamente solo sobre el plato donde vayamos a servirlo.

Si optamos por servirlo en copa, no será necesario su desmolde o emplatado, ya que se consumirá directamente del recipiente.

Las cremas o curds cítricos son una opción genial para acompañar a este semifrío. Os recomiendo la curd de mandarina que tenemos por el blog.


Aclaraciones y consejos

  • Si tenemos por casa algún otro cítrico podemos usarlo en lugar de la lima, o junto con ella. El limón y el pomelo son buenas opciones. La naranja no tanto por su dulzor.
  • No es obligatorio realizar una base para el semifrío, pero si es muy recomendable. El contraste entre las texturas del semifrío y la galleta o bizcocho, aportan un toque genial.

¿Has probado nuestro semifrío de lima y hierbabuena?

No dudes en escribir un comentario en el post o preguntar cualquier cosa por correo o redes sociales.

Si además has hecho la receta en casa puedes subir una foto a istagram con el hashtag #poesiadefogon, y darnos tu opinión o tus sugerencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.