Arroz,  Marisco,  Pastas y arroces,  Pescados y mariscos

Risotto de mejillones, shiitake y portobello

Personalmente, me declaro un gran fan de los arroces, en general. Me encanta practicamente cualquier tipo de arroz, si está elaborado correctamente, claro está. Como gran admirador de este cereal que soy, practico mucho el arte de su elaboración, y por supuesto disfruto mucho de ella. Por esta razón, siempre estoy probando nuevas combinaciones, nuevos ingredientes, y nuevas formas de integrarlos a mis arroces. En este caso, y como primer plato de arroz que subo al blog, os traigo un risotto de mejillones, shiitake y portobello.

Me decidí por este plato para ser el primero, debido a su simpleza, que se convierte en elegancia y derroche de sabor. El shiitake, es un hongo asiático, con una textura gelatinosa y una gran capacidad de absorción, que como ya sabreis los que me leeis con frecuencia, se trata también de una de mis setas preferidas. Y que mejor manera de emparejarlo, que con uno de los productos insignia de mi tierra gallega, el mejillón. Todo ello acompañando a un risotto de construcción clásica, sin florituras, pero que no dejará indiferente a nadie. No dudes en impresionar a tus invitados con este arroz, diferente pero delicioso, por que no decirlo. Sin más dilación, me pongo manos a la obra y os dejo con la receta.


INGREDIENTES PARA 2 PERSONAS 

  • Arroz bomba (o especial para risottos)- 200g
  • Shiitake-200g
  • Champiñón portobello-200g
  • Mejillones- 300g
  • Parmegiano o granna padano – 50g
  • Fumet (caldo de pescado) o agua- 550mL
  • Vino blanco- 100mL
  • Ajo- 3 dientes
  • Cebolla- 100g
  • Pimentón- 1 cucharadita
  • Mantequilla- 50g
  • Laurel- 1 hoja
  • AOVE
  • Sal y pimienta al gusto

ELABORACIÓN

1- Abrimos los mejillones

Para comenzar, debemos abrir los mejillones. Para ello, en un rondón o cazuela ancha, ponemos a hervir el vino blanco con una hoja de laurel. Introducimos en la cazuela los mejillones bien limpios, tapamos y dejamos que se abran al vapor. No deberían tardar más de un par de minutos. Retiramos los mejillones y reservamos. También podemos colar el líquido resultante (siempre y cuando el alcohol se halla evaporado por completo) y añadirlo a nuestro fumet.

2- Rehogamos las hortalizas

En otra olla, añadimos un buen chorro de aceite de oliva, y pochamos la cebolla finamente picada durante aproximadamente 5 minutos. Añadimos el ajo picado y las setas, cortadas en cuartos o láminas, y salteamos a fuego vivo durante otros 3-4 minutos.

3- Preparamos el arroz…

A continuación, introducimos el arroz en la olla y rehogamos durante un par de minutos. De esta manera conseguimos que se abra el grano, y que el cereal suelte el almidón durante su cocción, resultando un arroz mucho más cremoso y suave. Añadimos la mitad del fumet, removemos vigorosamente y lo llevamos a ebullición. Cocemos a fuego lento hasta que el arroz halla absorbido casi la totalidad del líquido.

Una vez el fumet este casi consumido, vamos añadiendo la otra mitad del mismo poco a poco, según lo vaya pidiendo, mientras removemos de vez en cuando para que el arroz siga soltando su almidón. Cuando falten aproximadamente 2 minutos de cocción, añadimos los mejillones abiertos, con o sin su concha (yo prefiero añadirlos sin concha, y guardar algunos con ella para presentar luego), y terminamos la cocción del arroz.

Cuando el arroz esté en su punto, pasado el tiempo aproximado de cocción indicado por el fabricante, veremos que este se encuentra meloso y tierno. En este momento retiramos del fuego, añadimos una nuez de mantequilla y el queso rallado, y removemos hasta que todo se integre y el arroz resulte cremoso.

4- Emplatamos, ¡Y a disfrutar!

Para finalizar, emplatamos nuestro risotto en el plato que prefiramos, decorando con algunos mejillones en su concha y hierbas como albahaca u orégano, que añaden un toque espectacular a este tipo de elaboraciones. Una vez emplatado queda el paso más importante… ¡la degustación! Espero que os guste, y lo probeis en casa.


RECOMENDACIONES Y CONSEJOS

-En algunas recetas, os encontrareis con el uso de nata o leche vaporizada para hacer más cremosas estas elaboraciones. Yo os recomiendo no utilizarlas, con una nuez de mantequilla, un poco de queso rallado y una cocción adecuada será más que suficiente. De esta manera no opacareis el sabor de vuestro risotto.

-Para decorar el plato, también se pueden añadir algunas lascas del queso que hallamos empleado, o incluso realizar algún tipo de crujiente con el mismo.

-Si crees que no vas disfrutar de este risotto de mejillones porque no te gusta este molusco, puedes utilizar almejas u otros mariscos para sustituirlo.


¿HAS PROBADO LA RECETA?

¿Has probado mi risotto de mejillones, shiitake y portobello? ¿Te ha gustado la receta? ¿Tienes alguna pregunta?

No dudes en escribir un comentario en el post, o preguntar cualquier cosa por correo o redes sociales.

Si además has echo la receta en casa, puedes subir una foto a istagram con el hashtag #poesiadefogon, y darme tu opinión o tus sugerencias.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *