crema de calabacin al queso azul receta fácil

Crema de calabacín al queso azul

Las cremas de hortalizas son un plato simple y de elegante sabor que gustan por igual a grandes y pequeños. Una de las cremas de hortalizas más populares es sin duda, la crema de calabacín.

Esta elaboración posee un sabor suave y delicado, que admite con facilidad multitud de acompañamientos. Ya sea servida como aperitivo o como primer plato, en caliente o tibia, resulta un plato perfecto para casi cualquier menú.

En esta ocasión os traigo una crema de calabacín algo diferente. Se trata de una crema de calabacín al queso azul, ingrediente que potencia perfectamente el plato, manteniendo su sabor suave y agradable.

Servicios

2PAX

Preparación

10 min.

Cocción

20 min.


Ingredientes- Crema de calabacín al queso azul

  • Calabacín- 200g

  • Patata- 100g

  • Cebolla- 50g

  • Ajo- 1 diente

  • Queso azul- 50g

  • Agua o caldo de verduras- 1/2L

  • Mantequilla y AOVE- CS

  • Perejil fresco, sal y pimienta negra al gusto

Las cantidades son aproximadas y pueden ser variadas al gusto, en función de los sabores que se quieran potenciar en la crema.


Elaboración

1. Para comenzar, preparamos las hortalizas. Pelamos las patatas, la cebolla y el ajo. Troceamos a grosso modo todas las verduras (o en mirepoix). El tamaño del corte no es importante en este caso y de el solo depende el tiempo de cocción.

2. Vertemos un chorro generoso de aceite de oliva en una olla o cazuela y rehogamos las hortalizas a fuego medio durante unos 5 minutos. El objetivo es que las hortalizas se enternezcan ligeramente y adquieran algo de color.

Ingredientes crema de calabacín al queso azul
Rehogado de las hortalizas

Este paso es el que potencia el sabor de la crema así que no debe ser tomado a la ligera.

3. Durante los últimos segundos del rehogado, bajamos algo la temperatura y añadimos el queso azul. Removemos hasta que se derrita parcialmente y se integre con las hortalizas.

4. Vertemos en la cazuela el agua o el caldo de verduras y lo llevamos a ebullición. Cocemos los ingredientes durante unos 20-30 minutos. Salpimentamos.

La cantidad de líquido escrita en en el apartado de ingredientes es orientativa. El líquido debe ser el suficiente para cubrir los ingredientes de la crema, ni más ni menos.

5. Trituramos todo con ayuda de una turmix o un vaso triturador, hasta obtener una crema homogenea y con la menor cantidad de grumos posibles (si es necesario podemos colarla con un chino).

6. Con la crema aún caliente añadimos un dado de mantequilla, pimienta negra recién molida y corregimos de sazón.

7. Presentamos nuestra crema en plato hondo y la guarnecemos con los elementos o toppings que prefiramos.

crema de calabacin al queso azul

En esta ocasión la crema ha sido coronada con unos finos dados de queso azul “Savel” de Airas Moniz y un chorro de aceite de oliva majado con perejil y ajo picado.

Alternativas y presentaciones

Algunas otras posibilidades a la hora de guarnecer nuestra crema de calabacín serían una juliana de hortalizas salteadas, croutons de pan frito o un huevo poché o escalfado.

El huevo escalfado queda genial con muchas cremas, al romperse la yema y mezclarla con la elaboración caliente podemos obtener ese toque de punch que marque la diferencia.

Crema de calabacín con huevo flor
Crema de calabacín con huevo flor

Aclaraciones y consejos

  • Muchas recetas ignoran el paso del rehogado de las hortalizas y las cuecen directamente. Si bien esta es una opción cuando estamos escasos de tiempo, debemos saber que el resultado jamás será el mismo. El rehogado de las hortalizas es muy importante para potenciar el sabor final de la crema.
  • El queso puede añadirse a la hora de triturar y con la crema aún caliente para que se derrita. Personalmente, prefiero añadirlo durante el rehogado para que el sabor sea todavía más potente.
  • Alguna gente prefiere pelar el calabacín para conseguir una crema de color homogéneo y sin esas pequeñas manchitas verdes. En este caso os recomiendo no hacerlo, la piel posee mucha fibra y no va a molestarnos en absoluto a la hora de degustar la crema. Además es el “sello característico” de una crema de calabacín, al menos en mi opinión…

¿Has probado nuestra crema de calabacín al queso azul?

No dudes en escribir un comentario en el post o preguntar cualquier cosa por correo o redes sociales.

Si además has hecho la receta en casa puedes subir una foto a istagram con el hashtag #poesiadefogon, y darnos tu opinión o tus sugerencias.


Tal vez también te interesen las siguientes recetas…

Si eres un fan de las legumbres, te encantará esta cremita de lentejas.

Si lo que buscas es una crema colorida y dulce, te encantará esta con calabaza y zanahoria.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.