guacamole casero receta

Guacamole casero. Receta, claves y secretos

El guacamole es una elaboración de origen mexicana que ha calado muy hondo en nuestra sociedad. Se trata de un acompañamiento, considerado ensalada por algunos y salsa por otros, que está cada día más presente en las gastronomías de todo el mundo. En este post os enseñaré mi receta de guacamole casero e intentaré daros alternativas, claves y consejos para hacer un guacamole perfecto.

Como íbamos diciendo, esta elaboración está cobrando mucha fama. Este echo es bueno por una parte, mientras que por otro lado produce roces, discusiones y diferencias en torno a su elaboración. Los más puristas defienden la elaboración tradicional mexicana, con cebolla morada, aguacate, cilantro y jalapeños; mientras que otros cocineros y consumidores occidentales prefieren añadir aceite de oliva, tomate picado y prescindir del picante.

En este post no entraremos en discusiones sobre la receta original ni la más correcta, simplemente os mostraremos la versión que más nos gusta y que creemos, más se adecúa a nuestra gastronomía. Sin más dilación, ¡os dejo con mi receta de guacamole casero!

Servicios

2 PAX.

Preparación

10 min.

Ingredientes

Receta guacamole

  • 1 aguacate maduro

  • 1/2 tomate maduro

  • 1/4 de cebolla morada

  • Zumo y ralladura de 1/2 lima

  • Cilantro fresco al gusto

  • Aceite de oliva virgen extra- CS

  • Sal y pimienta al gusto

ingredientes guacamole casero

Elaboración- Receta guacamole casero

1. Para comenzar pelamos la cebolla morada y la picamos finamente. Hacemos lo mismo con el tomate. Queremos un picadillo estilo “brunnoise” como el de una vinagreta de toda la vida, para que os hagáis una idea.

2. Retiramos los tallos del cilantro y hacemos una bola con las hojas, sin presionarlas para que no suelten su zumo. Cortamos finamente y reservamos. La cantidad de cilantro es al gusto, incluso se puede prescindir de él.

3. Cortamos el aguacate a la mitad y retiramos el hueso. Realizamos cortes longitudinales y perpendinculares en la carne de las dos mitades, dibujando cubos de un tamaño no demasiado pequeño. Retiramos la carne cortada con ayuda de una cuchara sopera o apretando la piel con las manos.

receta guacamole trucos claves

4. Introducimos en un bol los dados de aguacate, la cebolla, el tomate y el cilantro picados. Añadimos el zumo y la ralladura de media lima y un chorro de nuestro mejor aceite de oliva virgen extra. Con ayuda de un tenedor aplastamos el aguacate junto con los demás ingredientes hasta obtener la textura deseada. Salpimentamos al gusto y servimos rápido.

Buscamos obtener una elaboración untuosa que mantenga la textura de los ingredientes, no queremos una crema o salsa triturada (esa elaboración recibe el nombre de “aguamole”). La gracia del guacamole está en encontrar trozos de cada uno de sus ingredientes, no buscamos que sea homogéneo y ahí reside su gracia.

receta guacamole perfecto

Nuestros consejos para un guacamole perfecto

  • Servir la elaboración al momento para evitar la oxidación lo máximo posible. Un buen guacamole es el que se realiza y consume en el momento.
  • Buscar una combinación de sabores que nos guste: como pasa con otras recetas, el guacamole es cuestión de gustos. No existe un gramaje exacto de cada condimento. Por ello deberemos jugar con ellos, tirando por lo bajo, hasta alcanzar la sazón que más nos convenza.
  • Emplear productos de la máxima calidad posible y en el punto de maduración adecuado. Es muy importante que el aguacate y el tomate se encuentren en su punto óptimo de maduración, ni demasiado duros ni demasiado blandos. El cilantro también debe estar fresco.

¿Como consumir nuestro guacamole casero?

El guacamole es una salsa perfecta para dippear. En la cultura tradicional mexicana se consume principalmente con totopos o incluso dentro de algún taco o fajita. Sin embargo al denominado por algunos como “oro verde” puede sacársele mucho más partido del que a veces creemos…

  • Se trata de un acompañamiento perfecto para sandwiches, bocadillos y tostas. Su textura untuosa lo convierte en un buen “untable”, perfecto para mejorar el sabor de este tipo de elaboraciones. Esta tosta de guacamole y salmón es buena prueba de ello.
  • Puede emplearse para mejorar y acompañar ensaladas. Si es el caso, será preferible no aplastarlo demasiado para mantener una textura más entera de sus ingredientes.
  • Es la elaboración perfecta para dippear. Ya sea con nachos, crudités, encurtidos o tostones; el guacamole puede convertirse en un dip perfecto para cualquier momento del día.

Aclaraciones y trucos

  • Para mejorar la experiencia, podemos escaldar el tomate y retirar su piel antes de cortarlo. Este paso no es realmente necesario pero mejora la textura final
  • La conservación del guacamole se realizará en nevera, en un recipiente hermético o filmado. La lima y el jugo de las hortalizas ayudarán a evitar su oxidación, de este modo podemos conservar la elaboración al menos un día.
  • La elaboración tradicional del guacamole se lleva a cabo en mortero o molcajete. Nosotros lo elaboramos del modo explicado porque no disponemos de uno, pero seguro que mejora la experiencia todavía más.

¿Has probado nuestra receta de guacamole casero?

No dudes en escribir un comentario en el post o preguntar cualquier cosa por correo o redes sociales.

Si además has hecho la receta en casa puedes subir una foto a istagram con el hashtag #poesiadefogon, y darnos tu opinión o tus sugerencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.