Ensalada templada de pollo empanado

Ensalada templada de pollo empanado

Las ensaladas son un primer plato excelente cuando queremos una comida sana y ligera. Pero como ya sabéis, no por ser sanas deben ser aburridas y monótonas. Por eso hoy quiero seguir aumentando el repertorio de ensaladas del blog, con esta ensalada templada de pollo empanado.

El pollo empanado es una elaboración rápida y muy sabrosa que gusta a todo el mundo. De echo es la elaboración con pechuga de pollo favorita de mucha gente, ya que con un poco de cariño obtenemos un pollo crujiente por fuera y muy jugoso por dentro.

A mi me gusta emplear ingredientes diferentes al pan rallado para rebozar el pollo. Géneros como el panko, frutos secos o snacks triturados aportan muchas posibilidades a una elaboración de pollo empanado. En este caso he empleado kikos, que aportan un toque tostado además de una textura todavía más crujiente.

El pollo empanado en las ensaladas se relaciona en muchas ocasiones con la clásica ensalada César. En esta ocasión hemos querido alejarnos de ella probando una vinagreta de miel y mostaza que le ha sentado genial a nuestra receta.

Servicios

2 PAX

Preparación

10 min.

Cocción

5 min.

Ingredientes

Ensalada templada de pollo empanado

  • Lechuga hoja de roble- 200g

  • Tomate cherry (amarillo y rojo)- 100g

  • Pera madura- 100g

  • Pechuga de pollo- 200g

  • Aceite de oliva- 100mL

  • Ajo, perejil y pimienta al gusto

  • Harina y huevo- CS

  • Maíz tostado (kikos)- CS

  • Vinagreta de miel y mostaza
  • Aceite de oliva virgen extra- 100mL

  • Vinagre de vino tinto- 30mL

  • Mostaza Dijon- 20g

  • Miel- 20g

  • Sal y pimienta al gusto

Elaboración

Ensalada templada de pollo empanado

1. En primer lugar lavamos bajo el grifo la lechuga y los tomates cherry. Cortamos la lechuga como más nos guste y los tomates en mitades o cuartos. Pelamos la pera y la cortamos en dados de un tamaño aproximado al de los cherrys.

2. Acto seguido limpiamos el pollo (retirando la grasa y los desperdicios) y lo cortamos en tiras alargadas. El grosor de las tiras depende del gusto del comensal, cuanto más gruesas sean más jugoso será el interior, pero mayor será su tiempo de cocción.

3. Sazonamos el pollo al gusto (con ajo picado, perejil o las especias que gustemos) y lo salpimentamos. Recordemos que este pollo irá regado posteriormente con la vinagreta de miel y mostaza, por lo que un marinado excesivo no es necesario.

4. Introducimos el maíz tostado en un mortero y machacamos hasta obtener un grano similar al pan rallado. Para empanar las tiras previamente sazonadas las pasamos por harina, huevo batido y el maíz triturado. Es importante seguir este orden.

Pollo empanado con maíz
Pollo empanado con maíz

Si deseamos que la costra del pollo sea más gruesa y crujiente después de la fritura podemos volver a pasarlo por huevo y maíz una segunda vez. Los mejores resultados con esta técnica se consiguen con tiras bastante gruesas.

4. Calentamos aceite de oliva en un recipiente apto para fritura y freímos el pollo empanado por unos 3 o 5 minutos, dependiendo de su grosor.

5. Emplatamos la ensalada disponiendo primero la lechuga, las tiras de pollo por encima y coronando con los tomate cherry y la pera.

Vinagreta de miel y mostaza

Para la vinagreta introducimos todos los ingredientes en un bol y los mezclamos vigorosamente con una varilla hasta que emulsionen.

Las cantidades son orientativas y dependerán como siempre del gusto del comensal. Las cantidades normales para una vinagreta simple son de tres partes de AOVE por una parte de vinagre. Es recomendable ir probando su sabor hasta obtener la combinación entre dulce y amargo que más nos guste.

Para terminar el plato, regamos la ensalada con nuestra vinagreta recién emulsionada. En este caso hemos acompañado la ensalada con unas migas de pan frito para potenciar el toque crujiente del pollo.

Ensalada templada de pollo empanado, con vinagreta de miel y mostaza
Ensalada templada de pollo empanado, con vinagreta de miel y mostaza

Podemos ir elaborando nuestra vinagreta mientras se fríe el pollo para evitar perder tiempo después. Es recomendable servir la ensalada con el pollo templado, ni muy caliente (para que la lechuga no se mustie) ni totalmente frío.


Aclaraciones y consejos

  • Algunos quesos curados como el parmesano acompañan perfectamente este tipo de ensaladas. Si disponéis de este producto no dudéis en incorporarlo rallado o en lascas.
  • Esta ensalada es muy similar a la César, pero se distingue de ella en el tipo de aliño empleado y en algunos de sus ingredientes.
  • Los kikos o maíz tostado pueden ser sustituídos por cualquier tipo de snack que resulte en un empanado crujiente. Algunos ejemplos son nachos, almendra tostada, etc…

¿Has probado la ensalada templada de pollo empanado?

No dudes en escribir un comentario en el post, o preguntar cualquier cosa por correo o redes sociales.

Si además has echo la receta en casa, puedes subir una foto a istagram con el hashtag #poesiadefogon, y darme tu opinión o tus sugerencias.


Quizá te interese esta ensalada tibia de chipirones.

Tal vez te guste también esta ensalada tibia de shiitakes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *